Publicado en internet por Legalinfo-Panama
http://www.legalinfo-panama.com/articulos/articulos_55a.htm
Todos los derechos reservados, 2000-2003.


OPA

Por:

Carlos A. Barsallo P.

Comisionado Presidente de la CNV

 

El diccionario de la Real Academia Española nos señala que el vocablo OPA proviene del quechua y significa bobo, sordo. En Argentina, Bolivia y Uruguay OPA significa tonto, idiota. Otra definición que nos brinda el diccionario es la de ¡opa! como "voz para levantar".

Definitivamente que la OPA a la que nos referiremos en estas breves y apretadas líneas puede tener mucha relación con el verbo levantar ya que la OPA, que son las siglas por las cuales se identifica la oferta pública de compra o adquisición de acciones, cada día más conocida en nuestro medio, sin duda, levanta pasiones (comerciales y financieras) y tiene, de seguro, muy poco de boba o tonta.

En Panamá la tenencia de acciones se mantiene limitada a pocas personas, ya que no hemos alcanzado la deseada e indispensable democratización del capital. En virtud de lo anterior, a las grandes mayorías el tema de las OPAS les puede parecer de poco interés, salvo por la curiosidad de ver grupos empresariales usualmente conservadores y deseosos de mantener sus operaciones en reserva discutiendo públicamente con pasión por la toma de control de empresas.

No obstante, seguir estos eventos exclusivamente por el morbo y de forma superficial, constituye una actitud equivocada y poco realista. Querámoslo o no las OPAS nos interesan a todos.

Hay -como señala el autor Morles Hernández- muchos intereses en juego. Hay en primer lugar, el interés nacional que se refleja con industrias que pasan a manos de extranjeros, hay un interés de la libre competencia que puede verse afectada por concentraciones económicas no deseadas, hay un interés de la empresa como productora de bienes y servicios y su incidencia en el interés de la economía nacional, hay el interés de los trabajadores, cuyo empleo y cuya seguridad social se pueden ver amenazados, hay el interés del mercado de valores como canal de democratización del capital y finalmente el interés de los accionistas minoritarios a quienes el cambio de control puede afectar.

Con tantos intereses en juego lo mejor es interesarse un poco por la OPA.

La oferta pública de adquisición o compra de acciones no tiene definición legal en la legislación panameña.

Oferta de compra es definida legalmente en el derecho panameño como: "Toda declaración, propuesta o manifestación que se haga con el objeto de adquirir valores contra el pago de una contraprestación, así como toda solicitud a inducir a una persona a hacer una oferta de venta contra el pago de una contraprestación."

El vocablo público no tiene definición legal en la normativa que regula el mercado de valores. En su definición según el diccionario es un adjetivo que significa: "notorio, patente, manifiesto, visto sabido por todos."

En Panamá, las ofertas públicas de compra de acciones son reguladas por los artículos 94 a 103 del Decreto Ley 1 de 8 de julio de 1999 por el cual se crea la Comisión Nacional de Valores y se regula el mercado de valores y por el Acuerdo No.7-2001 dictado por la CNV.

El artículo 94 del Decreto ley señala que: "Toda persona, incluyendo al emisor, que en forma pública haga en la República de Panamá una oferta de compra de acciones registradas de un emisor por 25% o más del capital emitido y en circulación de dicho emisor o por una cantidad de acciones que haga que, como resultado de la compra de dichas acciones, dicha persona adquiera más del 50% del capital emitido y en circulación de dicho emisor, deberá notificar a la Comisión y cumplir con las disposiciones del presente Título y con los acuerdos que dicte la Comisión sobre el procedimiento de distribución que deba darse a los documentos que contengan la oferta, sobre la información que deba ser divulgada en dicho documentos y sobre la forma que éstos deban tener, con el fin de establecer un proceso equitativo para todas las partes."

La regulación de las OPAS, las cuales surgieron en Inglaterra, usualmente adopta una de dos corrientes.

Existen la OPA obligatoria de la cual el modelo inglés es el prototipo y la OPA facultativa de la cual el modelo emblemático es el federal norteamericano (Williams Act).

Un ejemplo típico de OPA obligatoria consiste en la norma jurídica española que dispone que: "toda persona...que pretenda adquirir a titulo oneroso, en un solo acto o en actos sucesivos acciones de una sociedad....cuyo capital esté en todo o en parte admitido a negociación e Bolsa de valores......para de esta forma llegar a alcanzar, junto con la que ya se posea, en su caso, una participación significativa en el capital con derecho a voto de la sociedad emisora de dichos valores...no podrá hacerlo sin promover una oferta pública de adquisición en los términos previstos...."

Como se observa al compararlo con el modelo panameño antes citado son dos acercamientos distintos a un mismo tema.

En el primer ejemplo, el del caso panameño, aquella persona, incluyendo el emisor, que decida por voluntad propia, ya que ninguna norma jurídica la obliga, hacer la oferta pública de compra por los porcentajes establecidos en el artículo 94 antes citado, debe notificar a la CNV y seguir los lineamientos en materia de distribución y contenido de la información que por disposiciones legales y reglamentarias debe divulgar.

En el segundo supuesto, el caso español, inspirado a su vez en el sistema inglés, la mera pretensión de adquirir, independientemente de si es de forma privada o pública, la participación significativa, en los porcentajes que establece la legislación citada, da lugar a la obligación de promover la OPA.

 

Este distinto tratamiendo no es casual... -->