Publicado en internet por Legalinfo-Panama
http://www.legalinfo-panama.com/articulos/articulos_47a.htm
Todos los derechos reservados, 2000-2003.


La apelación, en las reformas de la Ley N° 23
 del 1° de junio de 2001

Por:

Carlos E. Villalobos Jaén

Fabrega, Barsallo, Molino y Mulino

vilalobo@fabamm.com

Estas nuevas reformas, a pesar de que están fundamentadas en la intención de mejorar la administración de justicia, por lo menos en lo que respecta a su celeridad, me parece que en lo confuso de su redacción y falta de técnica puede traer como consecuencia lo contrario a su intención.

Estas reformas establecen un nuevo factor de "retraso en administrar justicia", en el sentido de que los Jueces, especialmente los de Circuito, tendrán que interpretar unos preceptos no muy claros, que a pesar de los seminarios e intenciones llenas de buena fe dirigidas a establecer criterios uniformes no ha podido lograrse en tan poco tiempo.

Uno de estos nuevos preceptos es el artículo 1122 del Código Judicial, que a pesar de señalar el artículo 109 de la reformas que solo ha sido modificado, su simple lectura evidencia que es una norma totalmente distinta a la que existía.

El artículo 1122 del Código Judicial, del cual luego de las reformas solo ha quedado el número, al cual tampoco debemos aferrarnos pues cambiara conforme lo establece el artículo 108 de la Ley 23, establece lo siguiente:

"ARTÍCULO 1122: Interpuesto en tiempo el recurso de apelación, se aplicaran las siguientes reglas:

    1. Dentro de los cinco (5) días siguientes a la interposición del recurso, que corren sin necesidad de providencia, el recurrente deberá sustentarlo. Vencido dicho término, el opositor contará con cinco (5) días para formalizar su réplica siempre que estuviere notificado de la resolución impugnada..

    Si el opositor se notifica con posterioridad a la sustentación del Recurso de Apelación, el término para formalizar su réplica se contará a partir del día siguiente de la notificación.

    El apelante, si así lo desea, podrá sustentar el recurso en el mismo escrito en que lo promueve, en cuyo caso el término para el opositor comenzará a correr sin necesidad de providencia, al día siguiente de la presentación del Recurso de Apelación.

    2. Una vez surtido el tramite antes descrito, el Tribunal resolverá sobre la concesión de la apelación y , en caso de que fuere procedente, ordenará que el secretario notifique a la partes la providencia que concede el recurso y remitirá enseguida el expediente al Superior. Si el apelante no sustentare su recurso el Juez lo declarará desierto, con imposición de costas.

    3. Si el apelante, al interponer el Recurso de Apelación, anunciare la presentación de pruebas en la segunda instancia, deberá aducirlas o acompañarlas dentro de los cinco (5) días siguientes, los cuales correrán igualmente sin necesidad de providencia. Vencido dicho término, si el opositor hubiere sido notificado de la resolución impugnada contará con cinco (5) días para presentar sus contrapruebas. Dentro de los tres (3) días siguientes al cumplimiento del trámite antes descrito las partes podrán formular las objeciones que estiman convenientes para que sean consideradas por el Superior. Si el apelante no aduce o presenta sus pruebas oportunamente, el término para sustentar el Recurso de Apelación correrá a partir del día siguiente sin necesidad de providencia, y se seguirá, en cuanto al opositor lo dispuesto en el numera 1 de este artículo.

    4. Si el apelante hace uso de la facultad descrita en el numeral anterior, el Tribunal ordenara que el secretario notifique a las partes la providencia que concede el recurso y remitirá enseguida el expediente al superior.

    5. Una vez recibida la actuación, el Superior decidirá sobre la admisibilidad y práctica de las pruebas aducidas y le imprimirá el trámite que corresponda según el tipo de proceso de que se trate, tomando como regla lo establecido para el proceso ordinario.

    Cumplida la fase probatoria, el Superior dictará una providencia en la que concederá los cinco (5) primeros días a la parte apelante para que sustente su recurso y los cinco (5) siguientes días para el opositor.

Nuestras consideraciones a la norma transcrita las expondremos de acuerdo al orden consecuencial establecido.

REGLA N1º del artículo 1122: Interpuesto el recurso el recurrente debe formalizarlo dentro de cinco días y el opositor presentar su replica dentro de los cinco días siguientes. El quid del asunto seria determinar desde que momento cuenta el término para presentar la replica a la apelación, pues quien recurre siempre tendrá claramente establecido desde que momento cuenta el término para sustentarlo.

Otro aspecto de importancia es recordar que el recurso de apelación puede ser interpuesto en el acto de la notificación o dentro de los tres días siguientes a la notificación, si fuere Sentencia y dos días si fuera auto (ver art. 1117 del C.Judicial). Esto quiere decir, por ejemplo, que puedo notificarme un día lunes y presentar mi recurso de apelación contra la sentencia el jueves, contando entonces desde el viernes el término para sustentar el recurso.

Queda entendido que el término para interponer la réplica, de acuerdo a los supuestos consagrados en la norma, contará desde que haya vencido el de sustentación de la apelación; y de haber sido sustentada la apelación, el de réplica contará desde el momento en que me notifique de la resolución recurrida.

REGLA N2º del artículo 1122: Una vez haya sido presentada la apelación y luego de transcurrido el termino para presentar la réplica, el Tribunal resolverá si concede o no el recurso. De no ser sustentada la apelación se declarará desierta por el Juez. Esta formula que aparenta tener una solución pacifica como viene planteada, parece no haber tomado en cuenta el párrafo segundo del artículo 1133 del Código Judicial. El artículo 1133 del Código Judicial señala lo siguiente:

"La apelación se entiende interpuesta solo en lo desfavorable al apelante y el superior no podrá enmendar o revocar la resolución apelada en la parte que no es objeto del recurso, a no ser que, en virtud de esta reforma, sea indispensable hacer a esta parte modificaciones sobre puntos íntimamente relacionados con la otra.

Sin embargo, cuando ambas partes hayan apelado o exista prevista la consulta para la que no apeló el superior resolverá sin limitaciones"

En este punto vale aclarar lo siguiente:

El artículo 1122 antes de las reformas, establecía una distinción respecto al recurso de apelación contra autos y el recurso de apelación contra sentencias, siendo este último el jurídicamente idóneo para dar inicio a la Segunda Instancia. Recuerdese que la instancia tiene que ver, según la doctrina, con el Grado Jurisdiccional en que nos encontramos y así manifiestan los autores que la primera instancia inicia desde la presentación de la demanda hasta la sentencia dada por el Juez y la segunda instancia va desde la apelación de la sentencia de primera instancia hasta la resolución que dicte el superior para resolver la alzada.

Esto es importante, en tanto que, el artículo 1122 del Código Judicial antes de la reformas, distinguía la apelación para autos de la de las Sentencias, no solo en cuanto al término para sustentar el recurso sino también respecto a la posibilidad de presentar pruebas en el superior, que solo estaba reservado para la segunda instancia, o sea cuando se apelaba de las Sentencias. Este último concepto quedaba reafirmado con lo que al respecto establece el artículo 1263 del Código Judicial primer artículo referido a la Segunda Instancia.

 

La apelación, en las reformas de la Ley N° 23 -->