Publicado en internet por Legalinfo-Panama
http://www.legalinfo-panama.com/articulos/articulos_13a.htm
Todos los derechos reservados, 2000-2003.


Problemas Jurídicos
del Comercio Eléctronico

Por:

Lissy Jované

jovanelissy@abognet.zzn.com

8

Introducción
1. El Comercio Electrónico

8

1.1 Problemas Jurídicos del Comercio Electrónico

8

1.2 Contratación Electrónica y Mecanismos de Autenticación (Sistema de Firma Digital)
1.3 Validez y Eficacia de la Firma Digital

8

2. Legislación Comparada
2.1. España
2.1.1. Real Decreto - Ley N° 14

8

2.1.2. Anteproyecto de Ley de Comercio Electrónico
2.2. Argentina
2.2.1. Decreto N°427 del 16 de abril de 1998

8

3. Ley aplicable y Arbitraje Telemático

8

Conclusiones

n Introducción. El Comercio Electrónico y la Nueva Teoría Económica del conocimiento.

En la actualidad existe un cambio drástico en los conceptos de economía y conocimiento, a raíz de la revolución digital, esto ha conllevado a la modificación de los modelos económicos nacionales. Nuestro país se encuentra frente a un desafío de inmensas proporciones, en virtud del ingreso a una nueva sociedad de la información y del conocimiento. El Gobierno Nacional, siguiendo los pasos de países hispano parlantes como lo son España y Argentina, debe liderizar en conjunto con el sector privado y la sociedad civil, la implementación de innovaciones legales cónsonas con las nuevas tendencias tecnológicas utilizadas, especialmente en el Comercio Electrónico o E-Commerce. Pues, a diferencia de la sociedad industrializada que predominó en los dos anteriores siglos, la sociedad actual marcha hacia la economía de la información, fundamentada en el conocimiento. Siendo los activos más importantes de las empresas actuales los "activos intelectuales".

De acuerdo a Peter Druker: "El conocimiento es el único recurso significativo hoy en día"1, el autor menciona algo de fácil corroboración, mire usted a su alrededor y podrá darse cuenta que, las industrias vanguardistas de mayor éxito actual, centran sus negocios en la producción y distribución de conocimiento e información; en vez de la producción y distribución de cosas. Un ejemplo patente de esto es la compañía Microsoft.

Nos encontramos frente a una economía fundamentada en el intercambio intangible de ideas, conocimiento e inteligencia. Inclusive los medios de producción, están pasando de ser algo físico a ser algo más humano. En relación a ésta idea, reproducimos las palabras del jurista argentino Jorge Castro, quien afirma lo siguiente: "Las ganancias que los recursos tradicionales (trabajo, tierra y capital) producen son cada vez menores y en contraposición, los principales productores de riqueza son el conocimiento y la información."2

En el presente artículo, haremos énfasis en los requerimientos jurídicos que se hacen necesarios implementar para un mejor desarrollo del Comercio Electrónico, en los aspectos generales, normativos y contractuales.

 

n 1. El Comercio Electrónico

En el Comercio Electrónico participan empresas, consumidores e inclusive la Administración Pública. Pueden distinguirse tres tipos básicos de Comercio Electrónico:

a) Entre empresas, business to business o B2B

b) Entre empresa y consumidor, business to consumers o B2C, y

c) Entre empresas y administración, business to administrations o B2A.3

El Comercio Electrónico puede ser definido más ampliamente como: "Cualquier modo de intercambio de información de índole comercial, que se fundamente en la comunicación de datos en Internet."4 La información, servicios y compra-venta electrónica de bienes, no son los únicos elementos que lo conforman, ya que también lo integra la utilización de Internet para gestiones anteriores a la venta, como: la negociación del vendedor y comprador sobre el precio, la publicidad, y la búsqueda de información en relación a determinados productos.

La apertura de la "Super Carretera de la Información" al uso comercial ha marcado un desarrollo sin precedentes en el Comercio Electrónico. Sin embargo, uno de los principales escollos, para comerciantes y clientes, al momento de sellar una operación, es precisamente al darse el pago "on line" de las compras; ya que la utilización de tarjetas de pago electrónico, (de crédito o débito, mediante el protocolo SET) no ha demostrado ser lo suficientemente segura para ambas partes, pues, ni el comerciante tiene la seguridad o garantía del cobro de la venta (sin posibilidad posterior de rechazo), ni el cliente tiene la certeza, de que la información transmitida será totalmente confidencial.

Las evidentes trabas estructurales de la firma manual, poco favorecen la anhelada privacidad y seguridad buscada en el Comercio Electrónico. Por tal motivo y desde hace varios años, las legislaciones de varios países han investigado la manera de implementar un sistema cónsono y de vanguardia con las tecnologías actuales, pero que al mismo tiempo no surja como una barrera o limitación legal en el desarrollo del Comercio Electrónico.

Por vez primera desde que Internet existe, veintinueve (29) de las empresas más poderosas del mundo dentro del sector de las telecomunicaciones o DEMCE; conformadas por empresas como: Fujitsu, Berstelmann, Time Warner, America Online y Telefónica; se reunieron el 13 de septiembre de 1999 en París, y han acordado establecer las bases para el mejoramiento del Comercio Electrónico a nivel mundial. Entre las recomendaciones y pautas dadas por el DEMCE (Diálogo Empresarial Mundial sobre Comercio Electrónico), a las más altas instituciones gubernamentales del mundo se encuentran:

  • Autorregulación

  • Protección de datos personales

  • Un certificado de calidad para aquellas páginas dignas de confianza en la Internet y,

  • Una firma digital que garantice las transacciones de Comercio Electrónico.5

La misión principal de este foro internacional es trabajar en la creación de un marco legal común en el Comercio Electrónico, ofreciendo orientación a los gobiernos y mecanismos para su implementación y desarrollo. Pues, generalmente estos carecen de los mecanismos internos necesarios para reaccionar ante los grandes cambios que supone el C.E., por eso, la empresa privada, ha tenido que tomar la responsabilidad de orientar, creando soluciones. Ya que, si en Internet ha habido un retraso en el desarrollo y expansión del C.E., ha sido por la falta de confianza de consumidores y empresarios, en torno a la seguridad de los mecanismos de pago.

La privacidad, seguridad y transparencia deben ser garantizadas a los usuarios del C.E., pues son elementos claves en su expansión. Ciertos países que van a la vanguardia en materia de la regulación legal de ciertas figuras del C.E., (Argentina, Chile, España, E.U) han logrado establecer un marco común, como una prueba de su importancia como nuevo modelo de negocio.

Siguiente -->


1. DRUKER, Peter. Cit. p. CASTRO, Jorge. La Nueva Economía del Conocimiento. Revista Derecho y Economía Digital 2000, Buenos Aires, 2000, p. 2.
2. CASTRO, Jorge. La Sociedad del Conocimiento, Internet y Educación. Revista Derecho y Economía Digital 2000, Buenos Aires, 2000, p. 17.
3. Asociación de Usuarios de Internet en España. Expointernet, Boletín Nº2, Barcelona, 1998, p. 3-4.
4. Ibídem.
5. ARAUZ, Eduardo. Las reglas del comercio por Internet. INJEF, Madrid, 1999, p. 4.