Publicado en internet por Legalinfo-Panama
http://www.legalinfo-panama.com/articulos/articulos_07a.htm
Todos los derechos reservados, 2000-2003.


La batalla de derechos en internet:
lo bueno, lo malo y lo discutible

Por:

Ariadna I. Rojas

arojas@legalinfo-panama.com

  ¿Qué tienen en común Madonna, Estée Lauder y Jean-Paul Gaultier? Ellos, al igual que Yahoo Inc. y Fuji Photo Film en su momento, están en medio de una batalla por el derecho a usar su nombre en el ciberespacio. Aunque usted no lo crea, usted podría estar en la misma situación muy pronto. Otras personas pueden estar usando su nombre -tanto el de su persona como el de su empresa o marca- para denominar sitios web en internet. ¿Es esto legal?

  Primero veamos cómo sucede. Cualquier persona puede registrar un dominio (o nombre) del tipo "www.punto.com", "www.punto.org" o "www.punto.net" sin necesidad de demostrar que posee los derechos sobre ese nombre en ... el mundo real. Esto es así porque el internet nació sin controles, bajo la premisa de libertad total e igualdad de oportunidades para publicar y navegar en la red. Por otra parte, hay que reconocer que la gran mayoría de las personas naturales y jurídicas sencillamente no tienen un nombre civil o comercial registrado.

  Lo malo es que a raíz de esta ausencia de controles, personas astutas registraron rápidamente los nombres de marcas famosas, artistas o inclusive de equipos deportivos, con la única intención de revenderlos posteriormente a sus legítimos propietarios (los verdaderos titulares del nombre en el mundo real) o de crear una confusión que resulte en el aumento de visitantes a su sitio web. Así, www.madonna.com no pertenece actualmente a Madonna, pero el consejo de expertos que analiza el caso a solicitud de la cantante, podría modificar esto en los próximos días

  Lo bueno es que el 26 de agosto de 1999, la Corporación de Asignación de Nombres y Números de Internet (ICANN) adoptó una Política uniforme de solución de controversias en materia de nombres de dominio que pretende evitar estos abusos. Si bien es cierto que este acuerdo no impide el libre registro de un nombre por cualquier persona, permite que el supuesto perjudicado pueda iniciar un procedimiento administrativo ante un grupo de expertos. Este procedimiento, sin duda más rápido y efectivo que un proceso judicial ordinario, es obligatorio para todos aquellos que registren dominios en los proveedores autorizados por la ICANN (o sea, casi todos) y su decisión es ejecutada automáticamente por el mismo proveedor. Así, la decisión que ordena la transferencia de un dominio al demandante, no requiere de ninguna acción por parte del demandado ni implica cambios al nombre del sitio, lo único que cambia es el dueño y por supuesto, su contenido.

  A diferencia de la justicia ordinaria, que generalmente ha protegido al que inscribió primero el dominio, las decisiones adoptadas en el procedimiento administrativo aprobado por la ICAAN favorecen en un 86% al demandante. Así, Charles Jourdan, Armani Exchange, Yahoo Inc. y LouisVuitton han podido apropiarse de nombres de dominio que incluían su marca registrada. Pero, ¿qué alega el 14% restante para no ser despojado de su dominio? La Política uniforme de solución de controversias en materia de nombres de dominio (art. 4) indica que el demandante deberá siempre probar que el demandado:

    a) posee un nombre de dominio idéntico o similar hasta el punto de crear confusión con respecto a una marca de productos o de servicios sobre la que el demandante tiene derechos; y

    b) que no tiene derechos o intereses legítimos respecto del nombre de dominio; y

    c) que posee un nombre de dominio que ha sido registrado y que se utiliza de mala fe.

  El demandante deberá probar que se encuentran presentes todos los elementos. En consecuencia, si se prueba todo, menos que hubo mala fe, el demandado conserva el nombre de dominio. Este es el caso de Reuters Ltd. vs. Ghee Khaan Tan. El señor Ghee Khaan Tan demostró que al momento de registrar el nombre "www.ereuters.com" (sitio para servicios de empleadas domésticas), lo hizo sin ninguna doble intención. Fuji Photo Film tampoco pudo demostrar que la Fuji Publishing Group no tenía interés legítimo al momento de registrar el nombre de dominio "www.fuji.com".

  En algunos casos, no sólo es difícil demostrar la mala fe sino la falta de interés legítimo en un nombre. Por ejemplo, ¿por qué el equipo de futbol americano "Dolphins" de Miami tendría más derecho al nombre "dolphins.com" que los protectores de los delfines? Lo mismo ocurre con los nombres de personas naturales que se llaman igual. Este es precisamente el argumento de quienes alegan que el hecho de ser famoso o poderoso no otorga el derecho exclusivo al uso de un nombre en particular.

  Pero la batalla en el ciberespacio no se limita a los nombre de dominio...

Siguiente -->