Valencia, España. 1999. 115 pp. La obra trata sobre una de las más importantes novedades que introduce la Parte Especial del Código Penal de 1995. Bajo esta categoría se agruparon el delito de la tortura, tratado como un délito autónomo y ampliando su ámbito de aplicación, dos nuevos tipos penales que regulan los tratos degradantes cometidos por particulares y por funcionarios públicos. Con la inclusión de este nuevo título se pretende llenar un vacío de protección frente a las agreciones que , sin suponer un delito de lesiones o malos tratos, implican crueldad, brutalidad y provocación de sufrimientos físicos y psíquicos humillantes.