Versión para imprimir Version para imprimir

La Necesidad de la Protección de Datos

Por:

Mgt. Marissa Bello

stacey1532@hotmail.com

 

Con el pasar de los años cada ciudadano miembro de una sociedad libre va dejando a su paso datos personales concernientes a su vida personal, como lo son facturas, inscripciones varias, seguros, entre otras que con los nuevos métodos informáticos al ser juntados, se puede llegar a obtener un perfil personal, mediante tratamientos informáticos, de la persona sin mayores problemas, en donde se interfiere en la vida de las personas sin que estas se hayan dado cuenta.

Es decir, que en una sociedad informatizada, actualmente se puede llegar a actuar como un control social sin que los ciudadanos miembros se den cuenta que están siendo controlados, y que mediante estos tratamientos se pueden conocer todos los gustos, gastos y movimientos económicos de los mismos.

Es una realidad entonces, que con los avances de la tecnología existe cada día mas formas de recabar información acerca de las personas y tratarlos, sin que la misma haya dado su consentimiento. Esto da como resultado la necesidad de una regulación con respecto a la recaudación de los mismos así como el tratamiento y medidas de seguridad que se deben tomar con respecto a ellos.

Jurídicamente hablando la protección de datos constituye un derecho fundamental de las personas por cuanto que las mismas tienen el derecho a que sus libertades sean respetadas entendiéndose por estas libertades principalmente la de la intimidad que se ve vulnerada cuando una persona no es capaz de autodeterminar su información. Así por ejemplo el Derecho a la intimidad lo consagra la Constitución española en su artículo 10.1 donde expresa que la dignidad de la persona, los derechos inviolables, el respeto a la Ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.

De aquí se desprende que la Libertad individual de las personas es la que hace que una sociedad sea libre y que la misma llegue a tener ciudadanos capaces de determinar qué hacer con sus datos, pero no sólo que hacer con sus datos sino sentirse plenamente libre de tomar la decisión de si quiere o no cederlos a terceros. Esta realidad de decisión es lo que da como resultado las llamadas leyes de protección de datos.

Esta autodeterminación de las personas que mencionamos anteriormente constituye en nuestra opinión la base de las leyes de protección de datos ya que es la capacidad que tiene cada ciudadano de determinar si quiere que sus datos personales sean utilizados, por quién pueden ser utilizados y para qué fin, considerando este ciudadano como un miembro de una sociedad libre. Con esto se desprende hasta qué punto quiere la persona que sus datos sean utilizados y hasta cuándo en cuanto al factor tiempo.

En este mismo sentido los primeros en dar por sentado el valor jurídico de la autodeterminación informativa es el Tribunal Constitucional de Alemania en 1983 y que consta en el Boletín de Jurisprudencia Constitucional donde es tajante en cuestiones relacionadas al perfil personal y el mismo llega a afirmar que es ilícito, en efecto, e incluso en el anonimato de las encuestas estadísticas, todo registro y catalogación omnicomprensiva de la personalidad, mediante reunión de datos singulares sobre el modo de vida y la persona para componer así un perfil de la personalidad del ciudadano.

Cuando nos referimos a protección de datos debemos decir que la Doctrina la define como la protección jurídica de la persona en lo que concierne al tratamiento automatizado de sus datos personales. Es decir que nos referimos a todos aquellos datos inherentes a las personas que se encuentran en ficheros automatizados que se recaban con un fin específico. Estos ficheros automatizados son las distintas bases de datos donde se queda guardado todos nuestros movimientos ya sea visa, almacenes, supermercado, etc, que al ser tratados dan como resultado el perfil personal del ciudadano.

De todo lo expuesto se desprende que en países de Latinoamérica es necesaria una legislación en materia de Protección de Datos, que no sólo se puede hablar de Habeas data sino que hay que ir mas allá, ir a la propia institución de Protección de Datos tomando como ejemplo los avances que se han dado en la Unión Europea que son los que encabezan la legislación en esta materia.

En países Latinoamericanos como es el caso de Panamá debemos decir que es muy positivo la existencia de una Ley de Habeas Data pero hay que ir mas allá, el tema del Habeas Data es sólo una parte de lo que constituyen las Leyes de Protección de Datos, por lo tanto es inminente una ley en protección de datos personales sobre ficheros automatizados que le den al oportunidad al ciudadano de decidir qué quiere hacer con sus datos, estar en posición de dar su consentimiento o no, sentirse capaz de tener los derechos básicos de la protección de datos que son tener acceso a sus datos, modificar sus datos y cancelarlos si lo considera necesarios. Además que se instituya la figura de un Organismo que se dedique a fiscalizar que las leyes en este sentido se cumplan y que de no hacerlo se apliquen las sanciones correspondientes por ser este un tema de orden público y social.

Estas leyes de Protección de Datos por tanto eliminan de la mente del ciudadano cualquier aspecto de duda de lo que pueden o no saber de él, lo cual crea incertidumbre en el mismo, por tanto exhortamos a las autoridades a crear lo antes posible leyes de protección de datos en relación con los particulares ya que el mismo constituye un derecho fundamental de cada uno de los ciudadanos, tomando como ejemplo los errores y aciertos de las grandes estructuras en esta materia como lo son España y en general la Unión europea que llevan más de 20 años tratando el tema y aplicarlo a nuestro sistema.

 

Responsabilidad y Derecho de Autor