[Página 2/2]

Versión para imprimir Version para imprimir

Breve Análisis de los Delitos Financieros y Bancarios y su aplicación en el Sistema Jurídico Panameño

 

UTILIZACIÓN DE INFORMACIÓN CONFIDENCIAL

"Esta conducta con lleva dos aspectos importantes, por un lado la divulgación de información confidencial de la institución bancaria ya sea de aspectos de seguridad u operacional que pueda permitir la realización de conductas delictivas en perjuicio del banco y por otro lado la divulgación de información confidencial de los usuarios de los servicios bancarios tales como números de cuentas, números de tarjeta de créditos, claves de utilización de tarjetas de crédito y débitos."

El Código Penal panameño regula la revelación de Secretos de manera general y sólo hace referencia a una manera específica, y es en el evento, que el servidor público que maneje información producto de las medidas de prevención de blanqueo de capitales viole la confidencialidad de dicha información siendo sancionado de manera agravada.

Siendo entonces necesario tipificar de manera especial el Secreto Bancario tan importante dentro de nuestro sistema financiero.

 

PÁNICO FINANCIERO

"Incurre en delito de Pánico Financiero, la persona que realiza maniobras fraudulentas con el fin de procurar la alteración, en el precio de las acciones o valores negociables."

Actualmente la ley panameña regula en el artículo 373, "el pánico financiero", viéndolo desde el punto de vista de la divulgación de información falsa.

A mi parecer debe ampliarse no solamente a la divulgación, sino también a la realización de actos fraudulentos que traigan como consecuencia la alteración en el precio de las acciones y valores negociables.

 

INFORMACIÓN MERCANTIL INDEBIDA

"El representante legal del emisor de un determinado valor que proporcione información inexacta o falsa a la comisión nacional de valores."

Sobre este particular nos debemos remitir al artículo 197 de la ley que regula el mercado de valores en Panamá.

"Queda prohibido a los emisores, y a las afiliadas de éstos, hacer ofertas de compra o venta de valores registrados, así como comprar o vender dichos valores, por medio de una comunicación escrita o verbal, incluyendo prospectos, si dicha comunicación contiene declaraciones falsas sobre hechos de importancia u omite divulgar hechos de importancia que deban ser divulgados para que las declaraciones contenidas en ella no sean tendenciosas o engañosas a la luz de las circunstancias en que fueron hechas, a menos que la contraparte tenga conocimiento de dicha falsedad".

 

FALSEDAD EN LIBROS, REGISTROS DE CONTABILIDAD O INFORMACIÓN FINANCIERA

La ley de valores de Panamá, en su articulo 203 establece la prohibición de la alteración y falsificación de los libros y registros contables o de información procedentes de alguna organización registrada en la Comisión de Valores.

"Queda prohibido a toda persona, a sabiendas o interviniendo culpa grave, alterar o falsificar los libros o registros de contabilidad, la información financiera o las anotaciones en registros o en cuentas de custodia de un emisor, de una casa de valores, de un asesor de inversiones, de una sociedad de inversión, de un administrador de inversiones, de un intermediario, de una organización autorregulada, de un miembro de una organización autorregulada o de cualquier otra persona registrada en la Comisión, de modo que haga que sean falsos o engañosos en aspectos de importancia."

Con relación a este tipo penal debo señalar, que "la falsedad dentro del negocio bursátil" es sumamente peligrosa situación que debe ser tipificada como delito especial, ya que el perjuicio puede ser fatal para los compradores de valores, creando así una inestabilidad en el negocio bursátil en la República de Panamá.

 

INTERMEDIACIÓN FINANCIERA ILEGAL

"El que no cuenta autorización de la Comisión Nacional de Valores para desempeñarse como agente de intermediación y realiza actividades propias de aquellos."

El artículo 23 del Decreto de Ley No. 1 del 8 de julio de 1999, establece la obligatoriedad de licencia expedida por la Comisión Nacional de Valores para ejercer el negocio de Casa de Valores y Asesores de Inversiones.

Artículo 23 del Decreto Ley No.1 del 8 de julio de 1999:

"Sólo podrán ejercer el negocio de casa de valores o de asesor de inversiones, en la República de Panamá, o desde ésta, las personas que hayan obtenido la correspondiente licencia expedida por la Comisión, independiente de que dichas personas presten servicios en relación con valores que estén registrados en la Comisión o no.

Las casas de valores podrán ejercer el negocio de asesor de inversión, sin necesidad de obtener una licencia de asesor de inversiones".

Existen legislaciones que tipifican esta conducta de manera específica, sin embargo a mi parecer el artículo 268 del Código Penal, regula el ejercicio Ilegal de la profesión, de tal manera que resulta innecesario tipificar de manera especial la Intermediación Financiera Ilegal.

Con relación a los tipos penales cabe indicar que los mismos están regulados en legislaciones latinoamericanas como la colombiana y peruana, sin embargo debido a la sencillez que han de tener los tipos penales me permito transcribir el artículo 248 del Código Penal Español, el cual regula uno de los tipos de estafa de la siguiente manera:

Artículo 248 del Código Penal Español:

"1....................

 2. También se considerara reos de estafa los que, con ánimo de lucro y haciéndose de alguna manipulación informática o artificio semejante consiga la transferencia no consentida de cualquier activo patrimonial en perjuicio de un tercero."

Como vemos el legislador español utilizó un tipo penal a mi parecer bastante sencillo para señalar una conducta que se pudiera adecuar como delito financieros e informáticos.

Este breve repaso de los delitos financieros que han de tipificarse es tan solo una muestra de la gran cantidad de conductas fraudulentas que se han de tomar en cuenta al momento de confeccionarse los tipos penales que han de señalar las conductas delictivas dentro del ámbito financiero y bancario. Ya hemos experimentado en nuestro país casos recientes, que nos demuestran que somos vulnerables frente a este tipo de delincuencia.

Sorprende a propios y extraños que siendo Panamá un país con un Centro Financiero Internacional reconocido, no tenga actualmente una legislación penal que castigue a las personas que atenten contra el mismo, no obstante pienso que todavía estamos a tiempo para evitar un fraude de mayores magnitudes de los ya conocidos.