[Página 1/2]

Versión para imprimir Version para imprimir

Del procedimiento administrativo
para la adopción de Acuerdos

 

La nueva legislación que crea la Comisión Nacional de Valores (en adelante la Comisión) y regula el mercado de valores en Panamá contiene importantes artículos que sientan las reglas de cómo debe proceder la Comisión a la hora de adoptar o reformar un acuerdo o recomendar al Órgano Ejecutivo la adopción de una reforma o revocación de un Decreto Ejecutivo que reglamente la legislación de valores.

El procedimiento se inicia por la obligatoria publicación de un aviso convocando a un proceso de consulta pública en dos (2) diarios de circulación nacional con no menos de quince (15) días de antelación de la fecha en que se propone adoptar el acuerdo o hacer la recomendación al Órgano Ejecutivo.

Es necesario que el aviso se envíe dentro del plazo antes señalado a las organizaciones autorreguladas registradas en la Comisión. Estas organizaciones autorreguladas se definen como toda bolsa de valores o central de valores. Para efectos prácticos en Panamá solo existen dos organizaciones autorreguladas y son la Bolsa de Valores de Panamá S.A. y la Central Latinoamérica de Valores S.A.

De acuerdo a la legislación vigente el contenido del anuncio debe incluir como mínimo los siguientes cuatro puntos que exponemos a continuación:

    1. Una declaración general de la naturaleza de la acción que se contempla adoptar, un resumen de los principales términos de dicha acción y una explicación de las razones que motivan dicha acción.

    2. El fundamento legal en que se basa la acción que se contempla adoptar.

    3. Una indicación de que cualquier persona interesada podrá obtener una copia del texto de la acción propuesta en la Comisión, al costo.

    4. El nombre y la dirección del funcionario de la Comisión a quien se deban enviar los comentarios, el plazo dentro del cual éstos serán recibidos (que no debe ser menor de quince (15) días a partir de la publicación del aviso) y la fecha, la hora y el lugar en que se celebrará una audiencia pública para la consideración de la acción propuesta, en aquellos casos en que la Comisión considere apropiado la celebración de tal audiencia.

Este sistema de adopción de acuerdos es un ejemplo de participación ciudadana y de democracia. Sirve también para recordar al regulador que este no tiene el monopolio de la verdad, ni la solución a todos los problemas que requieren su atención y que es necesario y conveniente la consulta permanente con los regulados y la ciudadanía en general, antes de adoptar cualquier medida que regule el mercado.

Con los regulados la consulta es necesaria en virtud que nadie mejor que ellos, que están en el día a día de su negocio, conocen los aspectos prácticos y operativos y las consecuencias que puede tener una medida de regulación.

Con la ciudadanía, es decir cualquier persona o inversionista actual o potencial, la consulta es conveniente para hacerla participe de reglas que de alguna manera y aun cuando no sea evidente pueden afectarlos directa o indirectamente.

La nueva legislación de valores es fundamentalmente una legislación marco. La mayor parte de sus normas señalan que el desarrollo concreto de un procedimiento será determinado por la Comisión mediante la adopción de acuerdos. Para poder adoptar un acuerdo la Comisión debe tener el fundamento legal para actuar. En el sistema legal panameño el tema guarda mayor importancia en virtud de que disposiciones constitucionales y la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia son claras en señalar que la facultad reglamentaria reside exclusivamente en el Órgano Ejecutivo mediante la adopción de decreto ejecutivos.

Organismos tales como los entes reguladores, bancarios, de libre competencia y protección al consumidor y la Comisión Nacional de Valores son nuevas instituciones que, a juicio del suscrito, transcienden los limites establecidos por la Constitución Nacional a la hora de reglamentar la legislación. Sin duda es un tema que corresponde mas a los constitucionalistas y que debe ser tomado muy en cuenta a la hora de cualquier posible reforma constitucional que modernice nuestro sistema. En la actualidad hay un divorcio entre la norma constitucional, si esta se interpreta estrictamente, y la realidad operativa de numerosas e importantes instituciones indispensables en la modernización del país.

En la actualidad el sistema funciona de manera arcaica. El interesado debe acercarse a las oficinas de la CNV ubicadas en el Edificio Bay Mall Oficina 206, Avenida Balboa, Ciudad de Panamá y obtener la copia respectiva a su costo. En un futuro no muy lejano (esperamos nosotros inmediato) los proyectos de acuerdo estarán a disposición de los interesados mediante el acceso a la página de Internet de la Comisión. Esto último hará sin duda mucho más cómoda su consulta y debe incrementar la participación ciudadana. Debe recordarse que la idea de divulgación de documentos no solo busca que el documento este disponible sino hacerlo de fácil acceso de la forma más eficiente y rápida a cualquier persona interesada.

 El uso del Internet es un importante avance aun cuando se debe tener muy presente que la penetración de dicho instrumento puede ser engañosa. En el ámbito de los regulados profesionales (casas de valores, corredores etc.) puede que la penetración sea altísima pero la consulta esta abierta a toda la ciudadanía, universo en el cual la penetración del Internet en nuestro país baja notablemente. En todo caso, las copias están siempre disponibles de manera que toda persona pueda participar que es la intención de la norma y la aspiración de la Comisión.

El plazo mínimo para enviar los comentarios no debe ser menor de quince (15) días. Al no disponer nada la norma deben entenderse que son días calendarios. Para efectos prácticos la Comisión en ocasiones ha tomado en cuenta otros factores como la época del año en la cual se formula la consulta (por ejemplo días feriados etc.) y aumenta el plazo mínimo para recibir comentarios. La norma no especifica a que publicación del aviso se hace referencia para el computo del plazo. Tratándose de la publicación de un aviso en dos diarios de circulación nacional puede entenderse que el aviso puede ser publicado un día en diario y otro día distinto en otro diario. Lo correcto, a juicio del suscrito, es que el aviso sea publicado el mismo día en dos diarios diferentes.

Con relación a la información sobre la celebración de una audiencia, la Comisión ha adoptado una práctica que en mi opinión puede y debe ser revisada. La misma consiste en que no se anuncia en el aviso de consulta la celebración de una audiencia pública para la consideración de la acción propuesta. La práctica actual consiste en esperar recibir los comentarios del público. En caso de existir numerosos comentarios se procede a celebrar una audiencia pública. Con este procedimiento se requiere entonces una nueva publicación anunciando la celebración de la audiencia pública.

En realidad la norma deja a la determinación de la Comisión la celebración de la audiencia, sin embargo esta determinación se debe hacer al momento de publicar el aviso de consulta pública y debe basarse en la importancia de la acción a tomar y no en las respuestas o comentarios que se reciban del publico o si estos son numerosos o no.

La nota a destacar es que de las más de dos docenas de acuerdos adoptados por la Comisión hasta la fecha solo se han celebrado 3 audiencias públicas. Lo anterior obedece a la escasa participación ciudadana en el proceso de consulta publica. Se reciben muy pocos comentarios del público lo cual es lamentable y es en gran medida el motivador para la redacción de este artículo.