[Página 2/2]

Versión para imprimir Version para imprimir

La obra plástica y su protección en
la legislación panameña

 

El concepto de distribución se encuentra definido por la Ley 15 de 1994. Veamos qué dice :

Artículo 2. Para los efectos de esta Ley, las expresiones que siguen tendrán el siguiente significado:
1...........
2...........
3...........
4...........
5...........
6............
7- distribución al público es la puesta a disposición del público del original o copia de la obra mediante su venta, alquiler, préstamo o cualquier otra forma. (el subrayado es nuestro)

La noción de reproducción se puede definir como aquella capacidad mecánica que posee una persona para multiplicar una creación con el ánimo de copiarla en todo o en parte. El numeral 32 del artículo 2 ya citado enuncia que: "Reproducción es la fijación de la obra en un medio que permita su comunicación para la obtención de copias de toda o parte de ella".

Nuestro ordenamiento jurídico tanto a nivel de convenciones internacionales como de leyes ordinarias mencionan el hecho que toda utilización de una obra ajena cualquiera que sea el género debe constar por escrito y que dicho uso debe ser oneroso o sea remunerado (arts.55, 59 y 62 de la Ley 15).

Esto es una presunción juris et de jure. Todo en los derechos de autor debe constar por escrito, así ha sido desde 1709 cuando surgió el estatuto de la reina Ana.

Vale la pena mencionar que ésta precisamente es la principal característica de las infracciones en el derecho de autor. Toda obra tiene protección por un periodo definido (toda la vida del autor más 50 años adicionales).Una vez que ese tiempo de protección ha expirado dicha obra pasa al dominio público, pero aún después de ello muchas Naciones han optado por continuar brindándole protección a las obras porque es una forma de proteger la identidad cultural de cada Estado.

La omisión del pago del 2% en las sucesivas reventas de la obra plástica constituye al igual que todas las demás infracciones violaciones a los sagrados derechos del autor que pueden ser perseguidos tanto por la vía civil como la penal. Nosotros a través de nuestra experiencia hemos podido observar que resulta más efectiva la utilización de la opción del derecho penal por el simple hecho que su persecución conlleva penas privativas de la libertad en vez de la indemnización pecuniaria lograda en el proceso civil.

El droit de suite nació en Francia en los años 20's y fue incorporada a nivel convencional en la Convención de Berna de 1948.

El Dr. Armando Sciarra en una conferencia dictada años atrás observa que "podemos afirmar que este derecho parte del hecho real de una situación que se entendía injusta: muy a menudo los autores, especialmente los plásticos (pintores y escultores), obligados a vender sus obras a precios irrisorios, viendo luego, como al paso del tiempo, esas obras alcanzan sus justos valores. Ese aumento de valor, que lamentablemente y en la mayoría de los casos, se da luego de la muerte del autor, beneficia al poseedor de la obra, sin que pueda atribuírsele a éste ningún mérito en el aumento del valor operado". (7)

La idea de esto es que al autor se le pague un porcentaje previamente fijado por ley para que en cada sucesiva reventa él pueda cobrarlo a través de las sociedades de gestión colectiva creadas para tal fin. De la forma de aplicación el Dr. Sciarra comenta: "El sistema más extendido es el que establece que el porcentaje correspondiente al autor o a sus sucesores, se aplicará sobre el precio de cada reventa de la obra; que ello sólo ocurrirá cuando la venta se realice en pública subasta o con intervención de un negociante profesional (marchand, galerías, etc.) y que gravará al vendedor de obra. La razón para que el droit de suite se aplique sólo en los casos de ventas públicas, como lo son el remate o la venta por intermediario, es una simple razón de orden práctico, ya que en las ventas absolutamente privadas resulta prácticamente imposible el contralor y por consiguiente la aplicación de este gravamen". (8)

Cabe destacar que este derecho abarca también al régimen matrimonial de la pareja quedándole al cónyuge supérstite el 50 % en concepto de bien ganancial y el otro 50 % a los herederos, según el artículo 21 de nuestra Ley.

Ricardo A. Padilla P.

Padilla & Padilla

<-- Atrás

Responsabilidad y Derecho de Autor


7. SCIARRA, Armando, "Las Artes Plásticas y el Droit de Suite", 3er Congreso Iberoamericano Sobre Derechos De Autor y Derechos Conexos, Págs. 678 y 680

8. Idem.