Versión para imprimir Version para imprimir

El testimonio en el proceso laboral

[Página 2/7]

Pero, ¿qué debemos entender por prueba testimonial? Podríamos establecer que la prueba testimonial o testifical es aquella que se hace por medio de testigos, o sea, a través del interrogatorio y declaración verbal o escrita de personas que han presenciado los hechos litigiosos o han oído su relato a otros. Este medio de prueba es clasificado como un medio de prueba personal, porque el testimonio es suministrado por un ser humano.

Ahora bien: Es importante señalar que el testimonio será aceptado en todo proceso laboral, siempre y cuando la ley no señale expresamente lo contrario; tal como lo enseña el artículo 800 del Código de Trabajo, el cual dice así:

Artículo 800.  Este medio de prueba es admisible en todos los casos en que no se halle expresamente prohibido.

 Por otra parte, es menester referirnos a la persona de los testigos. El testigo es aquella persona fidedigna de uno u otro sexo que puede manifestar la verdad o falsedad de los hechos controvertidos en un proceso, reproduciéndolos de palabra, por escrito o por signos. La comparecencia y deposición de testigos o "testes" es considerado como un medio de prueba desde el antiguo Derecho Romano. Durante esta época, lo importante no radicaba en la cantidad de testigos sino en el valor de los testimonios que estos hacían.2 Actualmente, debemos anotar que dentro de todo proceso laboral podrá declarar como testigo todo aquél que no sea declarado inhábil por la ley, según lo estipulado por el artículo 801 del Código de Trabajo:

Artículo 801.  Es hábil para testificar en un proceso toda persona a quien la ley no declare inhábil.

 Como vemos de lo establecido por este artículo, la habilidad de la persona del testigo es considerada como la regla general, y su excepción lo serán las incapacidades.3 Por este motivo, el Código Laboral patrio, establece en sus artículos 804 y 805 aquellas personas consideradas como inhábiles para prestar testimonio en todo proceso, o bien en uno determinado. Dichos artículos enseñan lo siguiente:

Artículo 804.  Son inhábiles para testimoniar en todo proceso:

1. Los menores de siete años.4

2. Los que se hallen bajo interdicción por causa de demencia.

3. Los sordomudos que no puedan darse a entender por escrito o por lenguaje convencional de signos traducibles por intérprete.

Artículo 805.  Son inhábiles para testimoniar en un proceso determinado:

1. Los que al momento de declarar sufran alteración mental o perturbación sicológica grave, o se encuentren en estado de embriaguez, sugestión hipnótica o bajo el efecto del alcohol o sustancias estupefacientes o alucinógenas.

2. Las demás personas que el Juez considere inhábiles para testimoniar en un momento determinado, de acuerdo con las reglas de la sana crítica.

 El Código de Trabajo panameño señala que los testigos inhábiles por causas naturales, no podrán ser presentados por ninguna de las partes, en un proceso laboral. Así lo establece el artículo 808 de dicho cuerpo legal:

Artículo 808.  Los testigos inhábiles por incapacidad natural no podrán ser presentados por ninguna de las partes.

 La ley procesal laboral recoge la posibilidad de que el juez, a instancia de la parte proponente de las pruebas testimoniales, permita variar el orden de declaración de los testigos, en la medida que no exista objeción de la contraparte. Este punto es recogido por el artículo 811 de dicho articulado legal, y el mismo es del siguiente tenor:

Artículo 811.  El juez podrá, a solicitud del proponente de la prueba, y siempre que no haya objeción formal de la parte opositora, alterar el orden en que deban declarar los testigos. La respectiva decisión se hará constar en la diligencia.


2. PETTIT, Eugine. Tratado Elemental de Derecho Romano, página 640.
3. FABREGA, Jorge. Op. Cit., página 152.
4. El Código de Trabajo panameño recoge en su artículo 809 la posibilidad de interrogar a mayores de siete años pero menores de trece, en la eventualidad de que se les nombre un curador. Dicho artículo, además, impone la obligación al juez de velar porque a dichos menores no se le hagan preguntas capciosas.