Versión para imprimir Version para imprimir

Distintos Lugares, Problemas Similares

Por:

Dr. Rubén Marcelo STEFANI

rustefani@sinectis.com.ar

...buenas y malas son, cosas que vivo hoy
no es esta Tierra no, sueño color azul...
(VOX DEI – La Biblia)

n ESPAÑA, Santander

La Guardia Civil denuncia a una hidroeléctrica por desviar agua de 24 ríos

Los vecinos comunicaron la irregularidad

En España, Santander, la Guardia Civil, por medio del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), ha presentado ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de San Vicente de la Barquera (Cantabria) una denuncia por presunto atentado ecológico contra la hidroeléctrica Saltos del Nansa, a la que acusa de desviar agua de 24 pequeños ríos a sus centrales y embalses situados en la cuenca del Nansa. La denuncia está ya en manos de la Fiscalía.

La presunta captación ilegal en una cuenca, que tiene 430 kilómetros cuadrados de superficie y abarca seis ayuntamientos de la zona occidental de Cantabria, fue denunciada previamente ante el cuartel de la Guardia Civil de Puentenansa por dos lugareños en nombre de la Asociación para la Recuperación del Río Nansa y Afluentes. A ella pertenecen unas 200 personas, en su mayor parte vecinos de la cuenca, pero también de otros puntos de Cantabria, de Asturias y Madrid.

En la cuenca se encuentra el embalse de La Cohilla, que pertenece a Saltos del Nansa, tiene una capacidad de 12 millones de metros cúbicos y está dedicado a la producción de energía eléctrica.

Los agentes hallaron en el lugar conocido como Los Abedules "un tubo hormigonado de una anchura aproximada de metro y medio por el que se envía el agua hasta la central eléctrica de La Lastra, en el término de Tudanca". Según señala El Diario Montañés, al seguir el canal receptor de la hidroeléctrica hacia el arroyo citado, se localizaron 23 puntos de distintas vías de agua como testimonio de sendas captaciones ilegales. En el Canal de la Reina existe una presa que, según la Guardia Civil, deriva la totalidad del riachuelo al canal receptor de la empresa, dejando seco el cauce aguas abajo.

El tema de las presuntas irregularidades es conocido en los seis ayuntamientos de la comarca. El de Puentenansa, por ejemplo, planteó hace unos años una queja ante la empresa eléctrica.

 

n URUGUAY, Canelones

Alto riesgo en el transporte de sustancias tóxicas.

Según los estudios realizados, el riesgo del transporte de sustancias tóxicas es alto.

El peligro se produce por las deficiencias en las rutas que utilizan, pues éstas atraviesan fuentes de agua potable y centros poblados.

Un estudio realizado por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas uruguayo, reconoce que el medio ambiente y la vida humana corren peligro, revelando el estudio que como consecuencia de las deficiencias en el transporte de sustancias tóxicas, el riesgo que su transporte acarrea es alto. Dicho peligro se origina por las deficiencias en las rutas que utilizan, pues éstas atraviesan pueblos, ciudades y fuentes de agua potable.

El punto más critico, e inseguro, es la represa de Canelón Chico, de donde proviene el agua potable para la ciudad de Montevideo, donde viven más de 1.500.000 personas, aproximadamente la mitad de la población del país.

También afectan la falta de preparación de los conductores y el tipo de vehículos que se emplean para el transporte del material tóxico. Entre las observaciones, se menciona que los transportistas recién conocen el peligro del material que transportan cuando cargan el producto.

Las autoridades reconocen los problemas detectados, pero aseguran estar encabezando, en la región, la preparación de un sistema de emergencia. Y aseguran que a mediados de año se adoptarán medidas para lidiar con probables accidentes ecológicos.

¿ Qué ocurrirá hasta ese entonces ?, solo resta esperar y encomendarse a Dios para que no ocurra una tragedia de consecuencias imprevisibles.

 

n PROBLEMAS COMUNES

CONFERENCIA DE NACIONES UNIDAS SOBRE DESERTIZACIÓN

La Convención contra la Desertificación, vigente desde 1996, es un acuerdo relativo al medio ambiente que surgió de la Cumbre de Río de 1992. Hasta la fecha ha sido ratificada por casi 150 naciones.

Uno de sus principales puntos de análisis es la situación africana, uno de los continentes más afectados por el aumento de los desiertos. Además, los países "industrializados" deberán presentar las medidas de apoyo a aplicarse en esta esfera.

Dicha Convención tiene como objetivo instaurar un proceso de "desarrollo sostenible" en los países más afectados por la sequía y la desertificación. También subraya los aspectos geofísicos, biológicos y socio económicos ligados a este problema terrestre, cada vez más extendido.

La Convención pone especial interés en la participación efectiva de la población local, para elaborar e implementar los programas e iniciativas tendientes a frenar el avance del desierto.

 

n PROTOCOLO DE KYOTO

Ecologistas en Acción

Ecologistas en Acción denunció que los países desarrollados no hacen nada efectivo para reducir sus emisiones, tal y como se comprometieron en el Protocolo de Kioto, y recurren al comercio de gases invernadero como puerta falsa para dar cumplimiento al citado Protocolo.

En este sentido, explica que la 5ª Cumbre del Clima, que se celebró en Bonn en octubre de 1999, definió las reglas que permitan a los países desarrollados establecer un régimen de bajo costo económico para cumplir los compromisos de reducción de emisiones en Kioto, mediante los denominados mecanismos de flexibilidad.

Estos mecanismos, según señala, consisten en la compraventa de cantidades de gases invernadero no emitidos entre países.

"La puesta en práctica de este mercado de gases invernadero supondrá que los países más emisores retrasen la adopción de medidas efectivas de disminución de combustibles fósiles", añade.

Durante la 5ª Cumbre del Clima, según indica la citada organización ecologista, algunos países, como Estados Unidos, exigieron que los países en vías de desarrollo se comprometan a cumplir con los objetivos de reducción de emisiones.

Para Ecologistas en Acción, esta actitud es "escandalosamente cínica", pues el promedio de emisiones de los países del Tercer Mundo es de 1,87 toneladas por persona y año, mientras que los países industrializados emiten 11,22 toneladas por personas y año.

"El problema del cambio climático compromete esencialmente a los países desarrollados, y no puede abordarse sin una transformación de sus sistemas energéticos y de transporte, despilfarradores, perjudiciales para el medio ambiente y en imparable crecimiento", concluye.