Versión para imprimir Version para imprimir

Problemas Jurídicos
del Comercio Eléctronico (cont.)

 

n 1.1 Problemas Jurídicos del Comercio Electrónico.

Es una realidad que el sistema implantado en la gran mayoría de servidores que ofrecen C.E. en la Red, únicamente garantizan la integridad y confidencialidad de los datos en tránsito; pero, no permiten controlar el uso que de los mismos pueda hacer, el agente prestador del servicio. En el comercio tradicional, la utilización del dinero en efectivo, es una forma de conservar la intimidad del individuo, cuando compra servicios o bienes; evitando así, que en alguna forma el vendedor necesite conocer su identidad. Situación diferente sucede en las compras hechas por Internet, pues lo usual es suministrar los datos personales (dirección, nombre, etc) con el número de tarjeta de crédito, el cual expone al comprador a que se vincule su identidad con los bienes o servicios adquiridos. El proveedor puede alquilar o vender dicha información a otras compañias dedicadas a la publicidad directa, o a negocios alternos.

En la actualidad existen sistemas de pago denominados: "dinero o monedero electrónico", o "digital cash electronic wallet", que permiten hacer compras por Internet, o cualquier otra red de comunicaciones anónimamente, siendo los que más se acercan al funcionamiento del dinero de papel en el pago al contado.

Dentro del ámbito jurídico, el mayor riesgo relacionado con las transacciones vía Internet a través de tarjetas, son las consecuencias de un fallo en la seguridad, y quién asume la responsabilidad del hecho. En los contratos usuales de cargo entre la entidad bancaria y el titular de la tarjeta, generalmente el banco tiene la facultad de realizar todas las transacciones que hayan sido remitidas por el comerciante, aún si no están firmadas, siempre y cuando su titular no la haya notificado como pérdida, robada o falsificada. Aunque se agiliza mucho la posibilidad de realizar transacciones con tarjetas a través de Internet, se genera una inseguridad muy grande para el consumidor.

Existen otros contratos entre el banco y el usuario de la tarjeta, donde se exige la firma y se otorga igual validez al uso del PIN o código secreto; en estos casos la inseguridad puede ser alta en el C.E., pues el uso del PIN en las tarjetas, no se creó para Internet.

La mayor dificultad que enfrenta la Internet para que se produzca un desarrollo definitivo del C.E., está fundamentada en problemas de índole jurídico-civil relacionados con el pago de las transacciones y la entrega de productos.

El número de fraudes cometidos en la red crece rápidamente, por lo cual a corto plazo deben encontrarse barreras legales que garanticen seguridad entre las partes contractuales y en los datos circulantes, pues en el medio empresarial, el principal riesgo adicional que asumen las empresas y compañias que se aventuran a implementar un entorno multinet (Internet, extranet e Intranet) es la inseguridad en las transacciones. De acuerdo a Daniel Cenzano Cestafe de la Agencia de Certificación Electrónica Española, la seguridad en la red, comprende cuatro aspectos:

  • "Conocer la verdadera identidad de las partes que interactúan

  • Conseguir la confidencialidad de las transacciones que se realizan.

  • Asegurar la integridad de las transacciones, que no se modifiquen en el transcurso de la transacción

  • Garantizar el no-repudio de dichas transacciones".6

Los sistemas de seguridad y acceso actuales se basan en las claves, que son sumamente sencillas de suplantar por un pirata informático "no muy experto".

También surgen, dudas naturales en torno al reconocimiento legal de la igualdad que puedan tener las transacciones en papel, en relación a las electrónicas; cuando se emplean sistemas de identificación basados en clave, ya que no existe una legislación específica sobre este tema.

Ante dichas disyuntivas, diversos organismos a nivel mundial, han planteado la utilización de un sistema que proporcione suficiente seguridad al Comercio Electrónico, dándole validez jurídica y cobertura legal, ante una utilización fraudulenta o incorrecta. El sistema que más se ha adecuado a los parámetros estipulados, al garantizar la culminación y realización satisfactoria de negocios electrónicos seguros es el Sistema de la Firma Digital.


6. CENZANO CESTAFE, Daniel. Firma Digital: Nuevas Perspectivas para los Negocios Electrónicos. Marketing y Comercio Electrónico Nº7, Madrid, 1999, p. 15.