Versión para imprimir Version para imprimir

El proceso ejecutivo laboral

Por:

Mariblanca Staff Wilson

Staff, Rivera & Asociados

msw@sinfo.net

 

n Generalidades

El presente estudio, tiene como objetivo, exteriorizar algunos conceptos sobre el proceso ejecutivo laboral y las normas que lo regulan en el ordenamiento jurídico panameño. No pretende, en modo alguno, adentrarse en la confección de una investigación rigurosa del tema, pues ello demandaría la utilización de una amplia bibliografía especializada que, aún no poseemos, tanto por el espacio-tiempo, como el hecho de que en nuestro país, el tema no ha sido hasta ahora, abordado con la preocupación científica y sistemática que el mismo requiere. Por ello, nos limitaremos fundamentalmente a comentar las normas de procedimiento laboral positivo, en relación con la figura del proceso ejecutivo.

A mi juicio, es necesario formular brevemente, algunos conceptos sobre el juicio o proceso ejecutivo en términos generales, antes de proceder a referirnos al proceso ejecutivo laboral, como concepto particular.

El surgimiento del proceso ejecutivo, data de épocas lejanas, cuando en la antigua Roma comienza a desarrollarse el derecho como ciencia normativa de aplicación y regulación social. Surge como consecuencia de la necesidad procesal de reconocer a determinados créditos (exigibles), una tramitación más expedita y rápida, que aquellos sometidos o ventilados a través del denominado proceso ordinario, caracterizado desde ese momento hasta nuestros días y en todas las legislaciones del orbe, por una tramitación menos fluida y dinámica.

El desarrollo mercantil y civil que forma parte integral del llamado Derecho Privado, han tenido, en cuanto a los procedimientos normativos que regulan la definición de las controversias jurídicas, entre los particulares y que se ven sometidas a juicio, un desarrollo más acabado y fecundo, que aquellos como el derecho laboral y penal, forman parte integral del Derecho Público. Ello sin duda, como resultado de la mayor necesidad de figuras jurídicas tuteladas en los primeros que en los segundos y también por la mayor dinámica que las relaciones comerciales han tenido en el devenir de la humanidad.

El proceso ejecutivo, es aquél en que se procede, con fundamento en una determinada actuación, bien sea judicial o convencional, que adquiere la categoría o naturaleza de título ejecutivo, del que emerge la obligación de reconocer o pagar una suma de dinero o cosa. Se caracteriza el proceso ejecutivo, porque tiene una etapa de conocimiento muy limitada, en la que el juzgador/a examina la existencia o validez del título ejecutivo, salvo las excepciones legales reconocidas interpuestas, a proceder previa sentencia, al reconocimiento de la obligación de pago o entrega de la suma o cosa contra el patrimonio del demandado/a o ejecutado/a.

Todo proceso o juicio ejecutivo, independientemente del campo privado o público, requiere como fundamento de la ejecución, de un título ejecutivo, pues el mismo constituye la base angular o fundamental de la figura que analizamos.

Entre los títulos ejecutivos más comunes, nos referimos al procso ejecutivo de naturaleza privada, tenemos:

    1. Las sentencias ejecutoriadas de condena y las resoluciones ejecutoriadas que aprueben un allanamiento (es decir, aceptación), un acuerdo o convenio;

    2. Las sentencias de árbitros y arbitradores;

    3. Toda actuación judicial de la cual aparezca que una persona está obligada a pagar una cantidad, entregar, hacer o dejar de hacer alguna cosa;

    4. Las escrituras públicas;

    5. Los documentos privados de cualquier clase, siempre que el deudor/a haya reconocido su firma ante el juez o haya sido declarado confeso/a o haya presentado el documento a un Notario/a para su certificación o protocolización o haya muerto y los herederos reconozcan la firma.

El Código Judicial vigente, en su artículo 1639 señala dieciséis (16) tipos de títulos ejecutivos. Nos hemos permitido mencionar los 5 primeros, porque en mi opinión, son los que tienen mayor aplicación o reconocimiento en materia laboral.

Antes de referirnos al concepto del proceso ejecutivo laboral, hay que hacer la observación, de que en el Derecho Laboral, el legislador ha recogido el concepto fundamental universal, que el trabajador/a, debe gozar en la legislación de trabajo, de un trato preferencial con respecto del empleador/a, no sólo por su condición de dependencia y debilidad económica frente al primero/a, sino por el hecho de que esta desigualdad, no debe permitir que el trabajador/a se vea expuesto a la prolongada tramitación de un juicio en búsqueda del reconocimiento de sus derechos.

El proceso ejecutivo laboral descansa, como ya he señalado, en un título ejecutivo, cuyo objetivo es el que se haga cumplir un derecho reconocido al trabajador/a, por medios compulsivos o de apremio (ejecución forzosa). Es un proceso especial, ya que la prueba es preconstituida, limitándose el juez/a a examinar si el título presta mérito ejecutivo y resolver, negando o librando mandamiento de pago.