Versión para imprimir Version para imprimir

"América jurídica"

Por:

Carlos Pérez Vaquero

(España)

cpvaquero@lexnova.es

 

Si un cronista retransmite el partido Venezuela versus Puerto Rico diciendo que "(...) en la complementaria, los boricuas intentaron llegar a los predios defendidos por el golero Martínez; no obstante, Venezuela achicó espacios" y los culebrones nos han acostumbrado a frases como el ahorita mismo, te creerás muy cachero o agarraba cada tranca... el lenguaje jurídico que se habla en América, lógicamente, no podía ser ninguna excepción.

Un diario de la capital paraguaya puede servirnos de ejemplo.

Hace unos días, un periódico de Asunción publicó el siguiente titular: "el Juzgado del Crimen de Turno libera dos rollotraficantes".

Términos como éste de los rollotraficantes de Paraguay (vendedores de madera talada clandestinamente), las sexoservidoras dominicanas (creo que es evidente a qué se dedican) o la jurismática de México (informática aplicada al Derecho) son expresiones típicas de América que nosotros no utilizamos; pero, también ocurre al revés: en Hispanoamérica no conocen el significado de nuestro buen rollito por que allí se conoce como buena onda; y si nuestros periódicos dan la noticia de una "Patera de inmigrantes detenida al norte de Lanzarote", la prensa americana informaría de los balseros que salen de Cuba o de las yolas con dominicanos que intentan arrivar a Puerto Rico.

Con este precedente, ¿podríamos decir que en América existe un argot jurídico propio?

La respuesta es sencilla: sí.

El Derecho americano utiliza muchos giros y expresiones que aquí no conocemos: bien, por que nosotros utilizamos algún sinónimo; o bien por que en España esas palabras, simplemente, cayeron en el olvido hace años:

En el primer grupo, el de las frases "hechas en América" podemos incluir la pluspetición inexcusable de Argentina; la violencia intrafamiliar de Chile; la situación de semilibertad de México o el Derecho a la exhibición personal de Honduras y Guatemala, etc.

En el segundo, el "archivo histórico americano" incluye términos como regidor (alcalde), coima (soborno), acápite (capítulo de una Ley), juzgamiento (juicio), falencia (quiebra), probidad (honradez), contralor (presidente del Tribunal de Cuentas), locación (arrendamiento), vocero (portavoz), hechor (malhechor), fisco (hacienda), veedor (inspector), balotaje (votación realizada mediante bolas blancas y negras), personería (capacidad legal) o gaceta (boletín), por mencionar algunos ejemplos.

Además del Juzgado del Crimen de Turno paraguayo mencionado al principio de este artículo, en la América Jurídica también nos encontramos con órganos judiciales tan especializados como los Juzgados de Sustancias Controladas de Bolivia, el Tribunal de Tierras dominicano, el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina de Ecuador o las Cortes Superiores de Distrito de Bolivia.

Otras altas instancias como la Corte de Constitucionalidad de Guatemala o la Corte Superior de Justicia del Perú se pueden equiparar con el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo, respectivamente.

Pero no piense que estas diferencias se reducen solo al ámbito judicial.

El Servicio de Rentas Internas del Ecuador (Agencia Tributaria) recauda tributos como los impuestos al Valor Agregado (IVA), a la Renta (IRPF) o a los Consumos Especiales (II.EE.).

La Contaduría Pública de la Nación, en el Perú, y la Contraloría General de la República, en Venezuela y Costa Rica, se corresponderían con nuestro Tribunal de Cuentas.

El Defensor del Pueblo tiene sus homónimos en el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, de Honduras; la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, de El Salvador; o la Defensoría de los Habitantes de la República, de Costa Rica.

Y nuestra Seguridad Social, es el Fondo Fijo de Caja Chica, en Ecuador o la Caja de Compensación de Asignación Familiar, en Chile, etc.

Como digo, los ejemplos pueden ser innumerables.

Otra curiosidad, bastante llamativa, es el tema de la numeración de las leyes.

En España, la Ley 1/1998, reguló los Derechos y Garantías de los Contribuyentes; la 1/1999, las Entidades de Capital-Riesgo; la 1/2000 ha sido la querida/odiada Ley de Enjuiciamiento Civil, etc.; es decir, cada año lo iniciamos partiendo del 1. En América, sin embargo, resultan más originales.

Muchos de las Asambleas americanas tienen la costumbre de numerar correlativamente las leyes que van aprobando, de forma que, por ejemplo, la Defensoría del Pueblo del Perú se aprobó en 1995 por la Ley 26520; pero, anteriormente, Costa Rica ya había regulado esa misma Institución en 1992 mediante la Ley 7319, reformándose dos años después por la Ley 7423.

Lo mismo ocurre en Bolivia, Colombia o Argentina, por citar otras tres naciones.

¿Se imaginan que nuestra LEC fuese la Ley 24570, por poner un número?

Las concordancias y anotaciones se redactarían como ocurre en el artículo 19 del Código Penal argentino que se redactó conforme a las leyes 11221, de fe de erratas, y 21338, que modificó el inciso 4 ratificado por la ley 23077.

Complicado, ¿verdad?

Para terminar este repaso jurídico al Nuevo Continente, Nicaragua pone la nota creativa y es capaz de superar al propio Montesquieu y su "Espíritu de las leyes" al establecer en su Constitución un cuarto poder junto a los tres tradicionales: ejecutivo, legislativo y judicial. Se trata del Poder Electoral, formado por un Consejo Supremo Electoral de cinco magistrados que elige la Asamblea Nacional de este país centroamericano.

Un último dato: actualmente, existen más de cuatrocientos millones de hispanohablantes en el mundo y, de esa cifra, tan solo cuarenta millones vivimos en España. Sobra decir que el futuro de nuestro idioma no se encuentra a este lado del Charco, sino allá.

Si he conseguido despertar su curiosidad y quiere más información sobre estos temas puede visitar alguna de estas páginas de internet:

·www.dtj.com.ar Desarrollos Tecnológicos y Jurídicos, de Argentina, incluye legislación, jurisprudencia y doctrina de todo el mundo.

·www.juridicas.unam.mx El Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México incluye un navegador jurídico internacional, Nav Jus, para consultar muchas de las Constituciones americanas y europeas, escuelas de Derecho, organismos internacionales, etc.

·www.lahora.com.ec Este periódico ecuatoriano incluye una Revista Judicial y un apartado denominado Diarios del Mundo con enlaces a otros medios de prensa internacionales.

·www.cajpe.org.pe La Comisión Andina de Juristas incluye un Informativo Andino y secciones muy interesantes sobre democracia, Derechos Humanos, política sobre drogas, pueblos indígenas, etc. con cuadros comparativos de diversos países sudamericanos.

·www.ibw.com.ni En Universo Jurídico de Nicaragua puede encontrar información sobre organizaciones internacionales, como la Corte Centroamericana de Justicia; y diversas oenegés.

              Carlos Pérez Vaquero